martes, 8 de diciembre de 2009

CAPITULO 14: ¡¿Qué?!

No vi a mi amigo imaginario en dos semanas así q estaba muy contenta, quizá todo había sido producto de mi imaginación y en realidad no existía.
1º día tercera semana de clase. Me levante tarde, a diez minutos de que empezasen las clase, encima mi madre no estaba ese día en casa y tenía que ir andando o no se en que autobús. Salté de la cama, me puse unos vaqueros oscuros, un jerseys viejo de mi padre y el chubasquero que me había regalado mi madre. Salí del apartamento corriendo y seguí corriendo por la calle, empapándome por la lluvia, al llegar al instituto la puerta principal estaba cerrada asíque me fui a la cafetería de al lado para tomar algo de desayunar. Salude a la camarera, Vanesa, una chica de unos veinte años con la que había creado una buena relación de tomar algo allí después de las clases mientras espera a mi madre o de quedar con las chicas para hacer algo de clase o simplemente para hablar, la verdad es que me llevaba genial con Melanie, Bianca, Mary y Kate. Entre en el baño, me maquille un poco y me peine bien. Salí y me senté en la barra.
-¿Tú no tendrías que estar en clase?- preguntó Vanesa mientras me ponía un café caliente.
- Sí, pero es que me he despertado tarde y me tengo que esperar a la segunda hora. He venido corriendo para nada.- le conteste dándole lo que le debía por el café.
-Bueno, pues date prisa, porque a este paso tampoco llegas a la segunda.- dijo señalando el reloj de la televisión.
-Oh gracias, me voy. Luego te veo.- me despedí mientras salía.
Entré en el instituto, todo el mundo estaba en el pasillo, hablando o cogiendo cosas de las taquillas, fui a mi taquilla, allí me encontré con Melanie, que estaba apoyada en mi taquilla como si me estuviera esperando.
-¿Qué te pasa Mel?- pregunte nada más llegar.
-Nada, que me va pasar. Es que te he estado esperando a primera hora en la entrada para contarte lo que me paso ayer con Robert. Estuvo más mono.- contestó.
-¡Ah!¡Es verdad! Se me había olvidado.¿Qué tal la cita?
Me fue contando todo lo que le pasó en la cita mientras me acompañaba a mi aula de literatura. Sonó el timbre así que me metí en la clase y ellas se fue apresurada a la suya. El Sr. World nos leyó otro de los diálogos de Hamlet nos explicó el porque de la forma de actuar del protagonista ante el descubrimiento de la traición a su padre. Luego filosofeó sobre la relación de eso con lo que sucede en la vida real y en ese preciso momento, perdí la conexión con la clase. La siguiente hora no era mucho mejor, lo único bueno es que estaba con Mary, Mary había repetido un curso así que estaba en algunas de las clases con ella y con Melanie que tenía mi edad, Kate y Bianca eran un año mayor.
-No has ido a literatura.- le dije a Mary como único saludo.
-Ya, es que no me apetecía mucho y me e fugado con Bianca.- contestó con una sonrisa.
En la clase de matemáticas estuvimos viendo problemas con triángulos, un poco repetitivos, pero no estaban del todo mal, la clase se me hizo corta. Al sonar el timbre, Mary y yo salimos tranquilamente de clase, al abrir la puerta vi de golpe a Jack, cerré la puerta y me quede mirando a Mary.
-¿Qué coño te pasa? Vamos, tengo hambre.- dijo mientras me apartaba para abrir la puerta.
-No espera, ¿estoy bien?- dije señalando mi cara.
-Sí.- dijo prolongadamente.- Estás bien. ¿A quien has visto?
-A Jack.
-¿Y para qué quieres estar bien si te ve él?- abrió los ojos desmesuradamente y dio un pequeño gritito.- No me digas que te gusta ese friki.
-No.- negué.- Claro que no, únicamente quiero que me vea espectacular y que se joda por no haber hablado conmigo.
-¿Quieres gustarle?- preguntó asustada.
-Sí, más o menos. Lo que quiero es que tenga ganas de hablar conmigo.
-Vale, no lo entiendo, pero estás guapa. Ve.
Salí del aula, seguida por Mary que me empezó hablar como si nada de lo que habíamos hablado en la clase hubiese sucedido, era una buena actriz. Pase la vista por donde estaba Jack y me estaba mirando, no supe traducir como lo hacía pero había conseguido mi objetivo. Pero, había alguien detrás, alguien que me resultaba sumamente familiar. ¡No! Era mi amigo imaginario, aparte la vista rápidamente y fui al comedor. No comí nada, estaba preocupada, después de dos semanas tranquila al saber que no lo había visto, incluso llegué a pensar que el primer día de clase había sido una alucinación o algo por el estilo. Después de salir del comedor, antes de ir a la siguiente clase, lo volví a ver, pero esta vez no estaba con Jack. Me miró fijamente y entró en el cuarto de baño de las chicas, de lo que yo supuse que quería que le siguiese. Entré y lo vi apoyado en la pared.
-Haz como que te maquillas o algo así y no digas nada.- dijo sin darme opción ni si quiera a decir “hola”.
Hice lo que me dijo y al momento una chica salió de un aseo, la chica pasó de largo sin fijarse en él, que estaba apoyado en la pared de al lado de la puerta de salida. Lo mire con extrañeza y él me correspondió con una sonrisa descolocada, pero que quedaba perfecta en su cara pálida.
-¿Se puede saber por qué no te ve nadie, menos yo?- pregunte con un principio de histeria.
-Uf… Que mala educación tenéis en España. Lo primero que se pregunta es el nombre o qué tal, no se algo más formal.- no le conteste, sólo abrí los ojos más de lo que ya los tenía.- Vale, no me lo preguntes, ya te lo digo yo. Me llamo Josh, y la verdad ahora estoy bastante bien, porque puedo hablar con alguien que me escucha y me contesta, es una sensación extraña, porque hace mucho que no se pasa alguno de los mios por aquí.
-¿Cómo alguno de los tuyos? ¿Qué quieres decir con eso?-pregunte algo tartamudeante.
-¿Es la primera vez qué ves a uno de los míos?- preguntó, ahora incrédulo él.
-¿A uno de los tuyo?- estaba asustada, muy asustada.
-Sí, ya sabes, a un muerto.- dijo dibujando una sonrisa con animo de ser tranquilizadora.
-¡¿Qué?! No me jodas, no me digas que veo muertos. Ay, no puedo respirar, me estoy agobiando. Esto no puede ser, tiene que ser una broma o algo, por que yo no lo entiendo, esto es muy raro…
En ese momento sonó el timbre que indicaba que la siguiente hora empezaba.
-Vamos a hacer una cosa.- propuso Josh con otra sonrisa.- voy contigo a tu siguiente clase y te cuento todo lo que sea capaz de explicarte.
Respondí moviendo la cabeza afirmativamente y cogiendo la mochila del suelo.

P.D. Lo siento por la tardanza. Un besazo.

6 comentarios:

  1. wow nunca me imagine que ella podria ver a los muerto, no me lo esperaba quede impactada O.O, espeor que postees pronto que quiero saber la historia, bye!

    ResponderEliminar
  2. Genial, como siempre.... ya exaba de menos los capitulos.... no tardes muxo en subir el proximoooo

    ResponderEliminar
  3. Lo siento, te dejado un comentario con la cuenta de un proyecto k estoy haciendo, (crazy). soy Rocio de noesdeseo.... Lo dixo, me encanta y postea pronto

    ResponderEliminar
  4. Hola, gracias por pasarte y pues me encantaria que pusieras a "diario de una inocente" ya que recien comienza y pues gracias adelantadamente, bye!

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias por tus ánimos :)
    Me alegra saber de que te gusta la historia, quiero que sepas que tengo ganas de que cuelgues un nuevo capítulo :)
    Un besito y sigue así!

    ResponderEliminar

 
Elegant de BlogMundi